Latest Entries »

SE ACERCA EL DÍA

SE ACERCA EL DÍA

El Hombre Solo caminaba pensativo como siempre, pero ahora los pensamientos  estaban levantando una gran nostalgia en su alma…

  • Se acerca el día, ese era su pensamiento, su mente no paraba de repetirle…¡SE ACERCA EL DÍA!… Pero él no sabía qué hacer.

Con gran pesar intentaba no recordar aunque esos recuerdos era lo mejor que tenia y siempre los tenía en su memoria…

  • ¡AH… ESE LUGAR!, que será de él, al Hombre Solo se le alegró la cara y una sonrisa apareció en sus labios…

Cabo de Gata nocturno

¡Qué momentos más especiales!… jamás olvidaré esos momentos de felicidad, El Hombre Solo volvió a cambiar el semblante la tristeza se apoderó de su cuerpo…

Sin dudarlo se dirigió a la ribera del río que es donde se tranquilizaba… se sentó en su banco de siempre y cerró los ojos, los recuerdos se agolpaban en su cerebro  causándole un gran bienestar…

  • Se acerca el día, se dijo… ese día que durante algunos años fue el que lleno mi alma de ventura,… parece ser que esta vez no va a poder ser… – Pero aunque sea Solo me gustaría visitarlo.

El Hombre Solo, se quedó dudando si eso podría suceder.

Anuncios

El paseo del Hombre Solo

El paseo del Hombre Solo

El Hombre Solo caminaba pensativo… Como siempre que se encontraba nostálgico había ido a la rivera del río… eran cerca de las doce del día 6 de Julio… El Hombre Solo sonrió, algún recuerdo le había venido a la memoria.

  • Hoy es un día importante, es un día para disfrutar, estar con los amigos y tomar unas tapas olvidándose de todo.
  • En este día festivo los amigos se encuentran y los menos amigos se recuerdan de alguna manera, siempre se hace… si alguien no lo hace siente un gran pesar interior durante algún tiempo.
  • A las doce disparan el chupinazo que da comienzo a otra fiesta, pero esa es otra fiesta…

El Hombre Solo enmudeció, y un gesto de tristeza se dibujo en su cara, duró poco, porque de pronto… su rostro se iluminó, el corazón le empezó a palpitar a toda velocidad y los ojos se le abrieron al máximo, mientras en su boca se dibujaba una tenue sonrisa… Por el paseo venia la Mujer Policía…

  • Que bella es, se dijo, – es una niña… una mujer preciosa…

La Mujer Policía al ver al Hombre Solo corrió a su encuentro y se abrazó a él apasionadamente…

El Hombre Solo, la abrazó y la besó en la mejilla… La mujer Policía le miró y le besó en los labios…

EL HOMBRE SOLO CAMINABA PENSATIVO

El Hombre Solo caminaba pensativo por la ribera del río… era el lugar que más le relajaba… pero le hacía pensar en ella… siempre que pasaba por aquí pensaba en ella…

Como es posible que sienta por mi amor… es muy joven… tendrá 32 años, ha pasado tiempo y he perdido  la cuenta…

Soy muy mayor… no entiendo cómo puede estar enamorada de mi…se dijo sonriendo, recordaba aquellos momentos… aquel día que se encontraron en la ribera del río y ella se abalanzó a su cuello y le besó en los labios, el Hombre Solo sintió un escalofrío al recordar el calor de los labios de ella, en aquellos momentos no se pudo aguantar y la apretó contra su cuerpo… Estaba oscureciendo, tan solo una farola con una tenue luz iluminaba el paseo…el Hombre Solo seguía recordando…

Le desabroché la blusa  y acaricie sus senos… mientras sus besos me hacían perder la noción del tiempo…mis brazos la apretaban contra mi cuerpo y mis manos acariciaban su espalda, muy lentamente fui bajando mis manos hasta sus nalgas, le levanté la falda y metí mi mano por dentro acariciando la suave piel de su cuerpo, ella me miró sonriendo y apretándose contra mi cuerpo me dijo susurrando… ¡¡Me estás desnudando viva!!.

El Hombre Solo sonrió recordando la cara de placer de ella… Se estaba excitando al recordar y pensó…

De todas formas en esta vida…

NUNCA SABES

QUIEN TE ESTÁ PENSANDO

QUIEN TE ESTÁ LEYENDO

QUIEN TE ESTÁ VIENDO

O

QUIEN ESTÁ TRATANDO DE OLVIDARTE

 

 

En fin… Pasan los días… pasan los meses… pero llega un día en el que esperas un recuerdo… y… el día llega pero el recuerdo no… y es que ya no estás para que te recuerden.

Puedes amar con locura, puedes haber tratado con delicadeza tus entradas profundas… eso no se tiene en cuenta…

Puedes haber puesto tu simiente con inmensa ternura en lo más profundo del tiesto… puedes haberlo hecho  con un amor infinito… pero la planta que brotó se secó enseguida.…

Ya no hay camino de vuelta por mucho que lo esperes… el alma languidece subsistiendo por el recuerdo… El recuerdo de ese lugar… donde tu alma se fundió con la mía en una noche de verano.

Es triste haber amado tanto para que ni siquiera te recuerden.

Pero lo superaré… CREO….

El Hombre Solo.

EL HOMBRE SOLO ENCUENTRA CONSUELO

 

El Hombre solo estaba sentado en el suelo recostado sobre una pared, pensativo, pensaba en aquella mujer, – Aquella mujer maravillosa y muy suficiente, se dijo con una sonrisa triste…- Pero ya han pasado varios días y me he dado cuenta que ya los sentimientos le han desaparecido.

 

En el suelo

El Hombre Solo se levantó… y comenzó a andar despacio…

Caminaba despacio, pensativo, como siempre iba por la ribera del río hacia su banco favorito, lugar donde encontraba algo de tranquilidad y consuelo para su soledad.

Tan pronto como escucho el rumor del agua del río, ese rumor tan relajante su ánimo fue cambiando y su tristeza fue reduciéndose, sonrió  al pensar en Aquella Mujer, Aquella a la que amó con pasión, aquella que aun le hacía sentir un cosquilleo en su cuerpo cuando la recordaba.

El Hombre Solo sentado en su banco… se dijo más animado

 

En el banco

  • Bueno parece que ya está todo más claro… se ha olvidado de todo, es lo normal… Era muy joven y yo muy mayor… No podía ser de otra forma…

De Pronto al Hombre Solo se le vino una imagen a sus ojos… estaba teniendo una visión espectacular…

Como de espectacular era la mujer que caminaba hacia él. – ¡¡¡Qué belleza!!! Se dijo…

Una Imagen que era real… La Mujer Policía caminaba hacia él sonriendo

…  Esta mujer está enamorada de mí o es un espejismo… ¡¡¡PERO SI TIENE 30 AÑOS!!! Exclamó… – Donde va conmigo, la verdad es que es adorable, he notado los mensajes que me envía con los ojos, la he sentido vibrar cuando me abraza.

El Hombre solo se levantó y La Mujer Policía echó a correr abrazándose a él con fuerza…

El Hombre solo la besó en el cuello emocionado, se sentía feliz, ella temblando de placer le susurró al oído… – Te amo…

El Hombre Solo la Miró estaba radiante, – Su belleza es impresionante, Se dijo… Ella le miraba feliz, sonreía y eso la hacía aun más bella, El Hombre Solo lleno de ternura la besó en la frente…

Abrazo

Ella llena de amor, le abrazó fuertemente y le besó en los labios, El Hombre Solo sintió un cosquilleo de placer en su cuerpo y le devolvió el beso mientras le caían unas lágrimas de sus ojos.

  • No puedo… Pensaba… – No puedo hacerla esto… Se retiró mirándola con ternura… NO PUEDO, dijo.

  • Entonces la mujer, volvió a besarle en los labios apretándose aun más contra su cuerpo, El Hombre Solo no podía retirarse, ella le abrazaba con fuerza y le besaba con pasión, el hombre se sentía feliz, ya no pudo aguantar más, la abrazó por la cintura y la atrajo hacia él con fuerza besándola con ardor.

Así permanecieron unos minutos, en los que El Hombre Solo se sintió enormemente agradecido.

El calor que le transmitió La Mujer Policía le hizo sentirse en la gloria.

Al fin El Hombre Solo encontró un poco de consuelo,

LA MUJER SOLITARIA CAE AL SUELO

LA MUJER SOLITARIA CAE AL SUELO

La Mujer Solitaria dio un salto de alegría y corrió al ver al Hombre de la gasolinera, el ímpetu de la carrera le impidió ver un escalón que le hizo tropezar y caer al suelo, a la vez que saltaban esquirlas de la pared y se oía un fuerte impacto.

La Mujer Policía sacó su pistola y se atrincheró detrás del coche, La mujer Solitaria temblando de miedo se acurruco en el suelo.

 

El Hombre del Pelo Canoso, volvió a disparar y la bala rozó la ropa de la Mujer Solitaria que arrastras se escondió detrás de un banco.

La Mujer Policía no lo dudó salió de un salto de detrás del coche y corrió hacia donde estaba el Hombre del pelo Canoso disparando, mientras  el Hombre Policía trataba de rodearle…

Llegaron al lugar y el Hombre había desaparecido…

  • Sabemos quién es, dijo La Mujer Policía… Le Atraparemos porque lo volverá a intentar, desde Ahora vamos a vigilar y cada vez que salga con el permiso de la cárcel le seguiremos, a la espera de que cometa un error.

La Mujer Policía se despidió y dijo que prefería ir andando, le pidió al Hombre Policía que hiciera el informe y comenzó andando con su pensamiento de siempre…

Sonrió pensando en el Hombre Solo, le amaba, se decía… es el hombre más dulce que he conocido, su sensibilidad le acompaña en cada acto, tiene una forma de tratar diferente, suave y cariñosa… – LE AMO.

Se dirigió hacia la ribera del rio donde estaba el banco en el que se solía sentar el hombre solo.

Ojala le vea… ayer fue su cumpleaños, como lo habrá pasado tan solo como está, – Si al menos yo pudiera hablar con él, Felicitarle y hacerle compañía…

  • Podía haberle felicitado y así no se sentiría tan solo… claro que no sé cómo Hacerlo… Sé que me quiere, pero no quiere relacionarse… no sé por qué… hay algo en su vida que se lo impide…

  • A mí no me importa… siguió pensando… – No me importa que haya alguien… solo quiero sentir sus caricias sus besos… Hacer el amor toda una noche con él…

  • No sé la edad que tiene… dice que es muy mayor… dice que donde va él con una mujer de 30 años, no me importa… si que es mayor pero se le ve jovial… como me gustaría que me estrechara entere sus brazos… ¡¡¡MADRE MÍA QUE DESEO MÁS GRANDE!!!

Así abstraída con sus pensamientos llegó hasta el lugar donde el Hombre Solo se sentaba…

Miró por todos lados pero no le vio…

  • Pasaré todos los días por aquí hasta que le vea, se dijo… y continuó caminando con el pensamiento de siempre.

 

EL HOMBRE DEL PELO CANOSO SALE DE LA CÁRCEL

La Mujer Policía se estaba preparando para ir al pequeño pueblo del lago a descubrir el misterio…

Suena el teléfono móvil…

La Mujer Policía lo saca de su bolso, mira el nombre de la llamada y sonríe, al ver que es la Mujer Solitaria.…

  • Cuanto tiempo, ¿Qué tal te va?…

  • No te lo imaginas, Tengo una alegría inmensa… acabo de estar con el Hombre de la Gasolinera.

  • ¡¡¡No me digas!!!, y ¿qué le ha pasado?…

La Mujer Solitaria le contó todo lo que le había pasado al Hombre de la Gasolineras.

  • … Entonces poco a poco recuperó la memoria, explicó la Mujer Solitaria con emoción.

  • Me alegro mucho, dijo la Mujer Policía, Ahora hay que avisarle que el Hombre del Pelo Canoso ha salido de la cárcel y seguro que toma represalias,

  • Ya no está conmigo, ha salido de mi casa hace unos minutos…

  • Pues tenemos que encontrarle, vamos a buscarle.

  • El tren sale a las 10,30…  pero esto es más importante, tomaré el de mañana.

La mujer Policía se dirigió a su ayudante…

  • Sígueme, Tenemos que encontrar a una persona que puede estar en peligro.

Ambos policías salieron rápidamente se subieron al coche y a toda velocidad se dirigieron a la casa del Hombre de la gasolinera.

No había nadie, se veía la casa como abandonada, estaba igual que todo este tiempo que la vigilaban para ver si aparecía el hombre de la gasolinera.

  • No ha venido, dijo la Mujer policía, la casa está como siempre, vamos a la gasolinera.

El Hombre de la gasolinera caminaba contento recordando anécdotas, De repente se paró sorprendido al ver una casa enfrente, era la casa de la mujer fantasma, nervioso recordó como la Mujer Fantasma había conseguido que descubriéramos quien la mató, Entre la Mujer del Tatuaje y su marido el Hombre del Pelo Canoso.(Ver entradas anteriores)…

  • Era muy peligroso, recordó mientras apresuraba el paso… – abandonó a su mujer que se había golpeado en la cabeza y sangraba y no llamó una ambulancia, se fue con la Mujer del Tatuaje a hacer el amor… (Ver entradas anteriores)… Pero está en la cárcel, se dijo tranquilizandose.

La Mujer Solitaria salió de su casa a toda velocidad tropezando con todo, en la calle no paró de correr hacia la casa del Hombre de la Gasolinera, vio que no había llegado y esperó… después de unos minutos… corrió hacia la gasolinera segura de que el había ido  allí.

El Hombre del Pelo Canoso caminaba despacio hacia la gasolinera, llevaba camuflado un rifle con mira telescópica, le habían concedido libertad condicionada, tenía que presentarse todas las noches en la cárcel, pero él lo tenía claro…

  • Lo van a pagar caro… Me fui persiguiendo a la Mujer del Tatuaje que fue la que la empujó y cuando volví mi mujer ya estaba muerta…. Ellos dicen que la abandoné y me fui con la Mujer del Tatuaje a su casa y estuve toda la noche con ella en su casa. Pero ahora lo van a pagar, Primero El Hombre de la Gasolinera después las dos mujeres, la policía y la otra.

El Hombre del Pelo Canoso llegó a las inmediaciones de la gasolinera y buscó un escondite que le facilitara ver la gasolinera, y la llegada del Hombre de la Gasolinera.

Desenfundó el rifle y colocó la mira telescópica, apoyó el rifle y miró apuntando, sonreía al comprobar que casi podía tocar los objetos que se veían debido al aumento, bajó el rifle y se dispuso a esperar, comprobó que la vía de escape que había elegido estaba desierta y podría camuflarse fácilmente.

Hombre con rifle

Esperó sabiendo que el Hombre de la Gasolinera algún día tenía que aparecer, miró el reloj aun tenía tiempo, tenía que presentarse a las 21 en la cárcel… – Faltan cuatro horas, se dijo.

De repente dio un salto preparándose, se puso en tensión al ver a un hombre acercándose a la gasolinera, apretó el fusil contra su hombre y apuntó, podía ver perfectamente al Hombre que se acercaba… Esperó a verle mejor no podía identificarle bien…

¡¡¡Estaba seguro era él!!!… Curvó el dedo en el gatillo, apuntó detenidamente a la cabeza, podía verle perfectamente, sonrió seguro de su disparo.

De pronto apareció un coche y se situó delante del hombre…

  • ¡¡¡Maldita sea!!!… Le tenía a punto…

Miró por el objetivo de la mira telescópica y vio a la Mujer Policía bajándose del coche acompañada de otro hombre.

  • Esta es la mía, se dijo volviendo a preparar el rifle, – Dos pájaros de un tiro…

… El Hombre del Pelo Canoso, apuntó cuidadosamente mientras la Mujer Policía corría hacia el Hombre de la Gasolinera que se encontraba al otro lado del coche.

La Mujer Policía corría deprisa y al Hombre del Pelo Canoso no le dio tiempo a disparar porque la mujer ya estaba al otro lado del coche…

  • Ha tenido suerte, pero tendrá que salir, el Hombre del Pelo –Canoso, seguía apuntando, esperando ver aparecer a alguno de ellos por uno de los lados del coche, entonces andando por la acera apareció una mujer.

  • ¡¡¡Hombre, mira a quien tenemos aquí!!! Jajaja, se dijo el apartando el rifle de su hombro, – Es la Mujer Solitaria, esta no se me escapa…

El Hombre del Pelo Canoso apuntó con seguridad… Veía a la Mujer Solitaria andando despacio, era un objetivo fácil, se recreo un poco disfrutando del momento…

  • … Va a caer la primera…

Puso el dedo firmemente en el gatillo y disparó…

 

Flores

Flores

El Hombre Solo, más solo que nunca, sacó una fotografía de su bolsillo, se quedó mirándola entusiasmado, le gustaban las flores,

Eran muy pequeñas pero preciosas, Metió la foto en un sobre de correos y puso una dirección. Mientras pensaba……

El tamaño de las flores no influye en su belleza… Existen flores pequeñas que si miras su interior encuentras una belleza especial. Igual que en algunas personas.

 flores bis

Mis flores

Como estas por ejemplo, flores pequeñas con encanto y muy suficientes para llegar a lo más profundo del más exigente.

Por eso mi intención es que lleguen al final de ese cordón invisible y cumplan su misión.

EN LA CASA DE LA MUJER SOLITARIA

EN LA CASA DE LA MUJER SOLITARIA

La Mujer solitaria y el Hombre de la Gasolinera caminaban hacia la casa de la Mujer Solitaria, iban callados, se les veía alegres, la Mujer miraba al hombre se sentía feliz se había colgado de su brazo y se apretaba fuertemente contra él…

El Hombre de la Gasolinera la miraba y sentía una vibración fuerte en su cuerpo… recordaba algunos de sus últimos sueños…

  • Recuerdo a una mujer que se parece mucho a esta… pensaba en silencio… también veo estos lugares y es como si ya hubiera estado… se decía mientras miraba para todos lados…

    gata

  • Estas calles y estas casas las reconozco las he visto en mis sueños…

salinas

El Hombre y la mujer se adentraron por una calle estrecha y se detuvieron en la entrada de un edificio alto… pasaron al ascensor y el hombre la abrazó fuertemente… 

  • Esto lo he hecho yo antes, dijo alegremente besando a la mujer… ambos rieron.

La Mujer Solitaria abrió la puerta de su casa y entraron…

El Hombre de la gasolinera miraba para todos lados sonriendo,

  • ¡Lo conozco! Exclamó atrayendo a la mujer hacia él y la abrazo… ¡te recuerdo! dijo… te recuerdo en la gasolinera… Jajajaj… recuerdo… dijo riendo, te recuerdo en el lavadero de coches… jajaj que divertido…

  • Jajaja reia la Mujer Solitaria… los dos desnudos entre los rodillos, cayéndonos el agua del lavadero fue estupendo… jajaja y después cuando salimos del túnel de lavado toda la gente en grupo mirándonos….

  • ¡¡¡Que buenooo!!! Jajaj… como aplaudían… y nosotros desnudos… jajaja…

Se sentaron en el sofá sin parar de reír…

  • Estoy recordando cosas… ahora recuerdo a la Mujer Fantasma… dijo pensativo el hombre mirando a la mujer… Espera hay otra mujer… muy joven… es policía…

  • Si es la Mujer Policía, dijo la Mujer Solitaria, es muy Joven tiene 30 años creo… y es la inspectora jefe del departamento, está enamorada de un hombre de unos 65 años más o menos…

  • Tengo sed, dijo el hombre.

  • Te apetece una cerveza?

  • No prefiero agua…

La mujer se levanto y se dirigió a la cocina, el hombre la miró, se embriago viendo los movimientos de sus caderas al andar, no pudo resistir y la siguió a la cocina.
La mujer sacó una botella del frigorífico y cerró la puerta. Mientras se volvía el hombre la agarró por la cintura y la atrajo hacia él.

Junto su boca con la de ella y su cuerpo con el suyo. Ella sostenía la botella de agua apartando el brazo. El La besó. La besó una y otra vez.

La Mujer Solitaria se apartó de un empujón, riendo

  • No tengas tanta prisa… jajaja, dijo arrimándose al hombre coquetamente y soltó lo botella en la encimera.

El Hombre de la Gasolinera no cabía en sí de gozo, estaba recordando cosas rápidamente… Abrazó a La Mujer Solitaria  y se dieron el beso más largo de toda su vida.

El Hombre la sostuvo contra el fregadero y empezó a rozar el bulto de su pantalón contra el vientre de ella. La mujer gemía suavemente y susurraba palabras ininteligibles.

El Hombre estaba cada vez más excitado, le abrió la blusa y le acariciaba el vientre desnudo, no se atrevía a más, la mujer buscó su mano y la guió hacia el interior de sus pantalones, por dentro de sus bragas.

La mujer tenía los ojos cerrados y besaba el cuello del hombre. Sentía como el hombre llegaba a su intimidad y uno de sus dedos tocaba el borde superior de su naturaleza. La mujer dio un gemido profundo y se apretó fuertemente al hombre.

Estaba húmeda. El líquido caía por entre los dedos del hombre que los pasaba suavemente por la vulva y los labios internos… Mientras continuaban besándose El hombre introdujo un dedo despacio por entre lo los labios de su sexo encontrando un húmedo túnel mientras la mano de la mujer le apretaba el bulto de su pantalón.

De pronto la mujer dio un grito de placer sintió que una mano acariciaba su pecho mientras el dedo del hombre se introducía más… y se movía hacia adentro y hacia afuera con movimientos lentos y suaves.

Los dos habían perdido el norte, con los ojos cerrados y las bocas juntas no sabían dónde estaban Entonces la mujer se separó despacio y le miró muy seria, tenía la cara roja de ardor y los labios le quemaban, el hombre sacó la mano y la miró.

 La mujer se separo del todo del hombre y se fue junto a la puerta. Se quitó las botas. Luego se bajó los pantalones y las bragas. Y se quedó allí mirando al hombre directamente.
—Muy bien, Hombre de la Gasolinera —dijo—. Te voy a hacer recordar todo…

 El hombre se quitó los zapatos, pantalones y calzones. Y se acercó a la mujer.

Ella le puso una mano en el pecho y dijo. – VAMOS A LA CAMA- …

EL HOMBRE DE LA GASOLINERA NO RECUERDA NADA

La Mujer Solitaria salió de la casa de la Mujer Fantasma corriendo aterrorizada…

  • No entiendo por qué me he asustado, si ya la conozco, se dijo ya más tranquila…

  • M ha dicho que vaya a la gasolinera… Eso lo he oído muy bien, era como un susurro pero ha dicho …¡VEEEE AA LAAA GASOLINERAAAA!…

La Mujer Solitaria se dirigió a la gasolinera animada…

A medida que se acercaba su corazón palpitaba a un ritmo desenfrenado…

Llegó a la gasolinera mirando para todos lados, no había nadie, solo el dependiente en el mostrador de caja.

Desanimada se volvió con la cabeza baja en dirección a la calle principal… de repente le llamó la atención un hombre de pié… su corazón dio un salto que casi se sale de su pecho…

El Hombre la miraba muy serio… Tenía un sombrero y vestía muy desaliñado…

Ella se acercó tímidamente…  

  • ¿Eres tú?… preguntó, el hombre la miró extrañado.

  • ¿Me conoce usted?… No recuerdo nada… No sé quien soy…

La mujer Solitaria no pudo aguantar más, se abrazó al Hombre llorando desconsoladamente…

amor

El Hombre la abrazó y se quedó quieto mientras ella  le besaba la cara, el cuello terminando en un largo beso en los labios.

El Hombre respondió al beso como siempre hacia… eso no se le había olvidado…

  • Parece que me conoces, dijo… ¿Quién soy?…

  • Eres el Hombre de la Gasolinera, eres mi amor… la persona que más quiero, por fin te encuentro… cuando te atropello el coche me dijeron que habías muerto, y en la morgue me enseñaron un cuerpo….

La Mujer Solitaria tomo aire y continuo…

  • Enseguida me di cuenta que el cuerpo ese no era el tuyo y así lo hice saber… conozco muy bien tu cuerpo desnudo, jajaja… reía feliz

Abrazados comenzaron a andar…

  • ¿Dónde me llevas? Dijo el Hombre de la Gasolinera…

  • Vamos a mi casa, allí tengo tu ropa te lavas, te cambias y comemos algo.

  • ¿Por qué tienes mi ropa?, siento algo dentro de mí que me dice conocerte, cuando me has besado he recordado tus besos como en sueños, a veces sueño con esos besos… pero nunca veo la cara de la mujer…

  • Pensé que sería una madre, continuo el hombre…- Mi madre y un día seguí a una mujer mayor que podía ser mi madre…

  • Ella me curó, pero no me conocía me llevó al hospital y me escapé, no recuerdo nada… no sé cómo he llegado a esta gasolinera…

  • Mírame bien… dijo la Mujer Solitaria… – Hemos pasado muchos momentos juntos, tienes que recordar…

El Hombre de la Gasolinera… la miró y movía la cabeza negativamente, No te recuerdo aunque me siento muy agusto contigo… Siento como si ya hubiera estado antes contigo…

El Hombre de la Gasolinera, se quedó serio, pensativo, La  Mujer Solitaria le observaba sin interrumpirle mientras andaban despacio.

El Hombre la miraba y continuaba pensativo, de pronto se paró…

  • He recordado algo, una casa oscura y una mujer que no eras tu que me besaba y me quietaba la ropa y tu mirabas y la mujer te acariciaba a ti también y tu acariciabas a la mujer… las dos me acariciabais a mi a la vez que os besabais vosotras… la mujer estaba desnuda y a veces era transparente,… Ahora te recuerdo perfectamente pero no sé de qué te conozco.

  • ¿Dónde está esa casa y esa mujer que parece un fantasma?… ¿Por qué me he acordado de esto?…

  • Esa es la Mujer Fantasma y nosotros descubrimos quien la mató… con ayuda de la Mujer Policía… me alegro que recuerdes algo… poco a poco lo vamos a conseguir.

La Mujer Solitaria le abrazó con ternura y le beso en los labios con pasión, el Hombre de la gasolinera correspondió  abrazándola fuertemente y besándola con brío.